/apps/enel-x-digital-ecosystem/templates/page-content

Algunas industrias que contaminan y generan un exceso de gases de efecto invernadero

Gases de efecto invernadero: ¿qué deben hacer las empresas para reducirlos?

Las empresas emiten diferentes gases, los cuales se dividen en tres categorías. Conoce en qué consiste cada uno.

Publicado el 29 Diciembre 2022 Tiempo de lectura 6 min.

En las últimas décadas, la temperatura del planeta ha venido aumentando de manera acelerada. De acuerdo con datos del programa de Acción por el Clima de las Naciones Unidas, actualmente la Tierra tiene una temperatura de 1,1 grados centígrados, por encima de la que tenía en el siglo XIX.

 

Debido a esta situación, desde los entes gubernamentales y las empresas se vienen adelantando diferentes estrategias orientadas a evitar que temperatura de la Tierra alcance los 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.

 

Entre las principales causas del calentamiento global está el aumento en los niveles de los gases efecto invernadero (GEI), producto de las actividades humanas. Te contamos en qué consisten estos, sus tipos y cómo las empresas pueden ayudar a disminuir su impacto.

 

¿Qué son los gases de efecto invernadero?

Los GEI son unas sustancias gaseosas que se encuentran de forma natural en la atmósfera terrestre. Estos evitan que la radiación solar salga al exterior, manteniendo estable la temperatura del planeta. A este proceso se le conoce como efecto invernadero.

 

Sin embargo, los diferentes procesos industriales han generado más gases efecto invernadero. Esto ha alterado el equilibrio natural, provocando un calentamiento excesivo de la Tierra y cambios extremos en el clima.

 

¿Cómo se clasifican las emisiones y cuál es su diferencia?

Según el Foro Económico Mundial, los gases de efecto invernadero se clasifican de acuerdo con su alcance. Esta organización por categorías busca medir el nivel de reducción que se tiene en cada una. Te explicamos en qué consisten.

 

Emisiones directas o de alcance 1

 

Son aquellas generadas por parte del emisor a partir del funcionamiento de equipos y herramientas de trabajo. Es decir, maquinarias, vehículos, aires acondicionados, calefacción, ente otros.

 

Ya que dependen 100% de las empresas, este tipo de emisiones se pueden controlar.

 

Emisiones indirectas o de alcance 2

 

Este tipo de emisiones se llaman indirectas, pues no dependen de la empresa. De hecho, son producto de la generación de energía, que posteriormente es vendida a las empresas.

 

Para mitigar el impacto de estos GEI, las empresas pueden apostarle a la obtención de energía a partir de fuentes renovables.

 

Emisiones indirectas de difícil control o de alcance 3

 

Se trata de emisiones producidas por los clientes y proveedores de las empresas, por lo cual no pueden ser controladas por la organización. Este tipo corresponde al 70% de la huella de carbono emitida por una empresa.

 

Si bien estas emisiones son las más difíciles de controlar, es posible hacerlo mediante algunas estrategias como las que enunciaremos a continuación.

 

¿Cómo reducir la huella del carbono desde las empresas?

  • Alcance 1: en este caso una recomendación sería incorporar flotas de vehículos eléctricos y tener el sistema de recarga de Charging as a Service.

  • Alcance 2: contar con fuentes de energías renovables para reemplazar la obtenida a partir de combustibles fósiles. Para ello, una buena opción es instalar un sistema de paneles solares.

  • Alcance 3: motivar a sus proveedores para la adopción de prácticas sostenibles y elegir empresas a fin con los objetivos propios de la compañía.

     

Así puedes mitigar la emisión de gases de efecto invernadero con Enel X

Pensando en facilitarle a las empresas la transición hacia la sostenibilidad, desde Enel X contamos con un portafolio de servicios orientado a las energías limpias. Dentro de los principales productos te podemos ofrecer el sistema solar fotovoltaico.

 

Si quieres saber cuánto puedes ahorrar, realiza los cálculos en nuestro simulador aquí.

 

Te puede interesar: Beneficios de implementar energía solar fotovoltaica en tu empresa

 

5 ventajas de contar con un sistema solar fotovoltaico

  • Reduces los costos asociados a la energía
  • Revalorizas el inmueble
  • Disminuyes el uso de combustibles fósiles
  • Bajas las emisiones de gases de efecto invernadero
  • Contribuyes a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

 

Desde Enel queremos contribuir a bajar los niveles de los gases de efecto invernadero a través de soluciones sostenibles. Quiero saber más de los sistemas solares fotovoltaicos para empresas.