/apps/enel-x-digital-ecosystem/templates/page-product-local

fotografia aerea planta de produccion, como funciona el ddv, como vender energía de sus plantas back up

¿Por qué le comprarían a tu empresa la disponibilidad de energía de sus plantas back up?

Te contamos cómo funciona este nuevo modelo de negocios con el que puedes aumentar tus cuotas de rentabilidad

Publicado el 23 de Diciembre 2019 Tiempo de lectura 6 min

Te contamos cómo funciona este nuevo modelo de negocios con el que puedes aumentar tus cuotas de rentabilidad solo con entregar la disponibilidad de un activo que es fundamental tener en tu empresa, pero que no usas siempre.

 

¿Habías oído sobre la Demanda Desconectable Voluntaria? Presta especial atención a este programa, pues está tomando cada vez más fuerza en Colombia porque permite respaldar a los grandes generadores de energía del país en situaciones críticas con la energía que generan las industrias por medio de sus plantas de generación backup, a fin de restaurar el equilibrio entre la demanda y la producción de energía.

Para que tengas una mejor idea de en qué consiste y cómo tu empresa puede aprovechar sus ventajas, respondimos las preguntas más frecuentes sobre Demanda Desconectable Voluntaria (DDV).

¿Por qué ha tomado tanta relevancia en Colombia?

Para entender su envergadura, primero vale la pena resaltar que el 80% de la generación de energía de Colombia es hídrica, así que cuando llegan las temporadas de sequía y bajan los niveles de agua en los embalses el país entra en riesgo de una situación de escasez; como en todas las industrias, los fenómenos naturales también impactan la producción de los generadores.

 

En ese sentido, el programa de DDV se ha transformado en una solución de alto impacto para fortalecer el esquema de seguridad del país frente a un escenario de escasez, al tiempo que le permite a las empresas y negocios aumentar sus cuotas de rentabilidad con sus plantas de respaldo.

¿Cómo funciona el programa de DDV?

El programa de Demanda Desconectable Voluntaria sigue la misma lógica que un servicio de medicina prepagada por el que mes a mes pagas un tarifa. Probablemente no lo usas a diario, pero tienes cobertura en el momento en que ocurra algún contratiempo médico. Es decir, pagas por la disponibilidad de un servicio médico.

 

Así mismo funciona el programa de DDV. Por ejemplo, en una temporada de sequía una compañía generadora paga la disponibilidad de energía de las plantas de generación backup de tu compañía por un mes, porque en ese tiempo suspenderá la operación de una de sus plantas por motivo de mantenimiento. Si se presenta una situación crítica en ese tiempo -como que se agudiza la sequía y la producción de energía se quede corta-, la compañía generadora acude a tu sistema de respaldo y reclama la energía que declaraste disponible para hacer frente a la contingencia.

 

Lee también: Transformamos la energía en una fuente de ingresos

¿Cómo puedes participar?

Puedes aplicar si tienes altos consumos de energía, debes estar adscrito al Centro Nacional de Despacho -XM-, y tener medidores con capacidad de medición remota -que cumplan con las especificaciones técnicas de la norma CREG 038-. Eso sí, puedes estar ubicado en cualquier lugar de Colombia y no importa cuál sea tu proveedor de energía.

¿Cuáles son los criterios de selección para participar?

Voluntad, pero también debes tener capacidad. Para descubrir si cumples con esta condición se aplican una serie de pruebas técnicas y de análisis estadísticos, para comprobar si efectivamente puedes entregar tu disponibilidad y si tu consumo de energía semana a semana no tiene una variación superior al 5%.
Vista de una ciudad con los servicios de ENEL X

Somos un socio energético

Enel X Líder en energía como servicio

¿Cómo definen el precio por MWh?

Este se fija teniendo en cuenta el comportamiento actual del mercado, la cantidad de plantas de energía backup disponibles y sus potencias.

 

No cabe duda de que el modelo que propone el programa de DDV asegura una relación gana a gana para todos los involucrados, pero lo más llamativo es que abre una nueva oportunidad de negocios para que las empresas de Colombia puedan impulsar su rentabilidad entregando la disponibilidad de un activo que es fundamental tener en las instalaciones para garantizar la continuidad de la producción ante una caída del servicio de energía, pero que no es de uso continuo.